HISTORIA DEL GAZPACHO

El gazpacho pinosero es un guiso cuyo ingrediente principal es la torta de gazpacho que tiene sus orígenes en el gazpacho manchego. La incorporación de la ciudad albaceteña de Villena a la provincia de Alicante en el año 1836 propició que este plato manchego se extendiese por el sur de la provincia. El gazpacho manchego es, originalmente, una comida de pastores  cocinada hasta hoy en día con carne de caza como el conejo y la perdiz. Pero el guiso también llegó al sur de la costa alicantina sustituyendo la carne de caza por productos del mar.

La torta de gazpacho pinosero está compuesta de una masa a base de agua, harina de trigo y sal, que se extiende a rodillo, formando la torta de gazpacho, que finalmente se cuece a la pala. La pala es una especie de plancha de hierro muy fina que se coloca sobre el fuego y una vez caliente se extiende la torta por encima hasta que queda en su punto por ambos lados. La torta, una vez cocida, se deja enfriar y se desmenuza para poder hacer el guiso del gazpacho que se hierve como cualquier plato de pasta fresca.

Tradicionalmente, el gazpacho pinosero se cocina con conejo, caracoles y especias como el romero y el tomillo. En temporada de setas también se elabora el gazpacho con “bolets” o “rovellons” como se denomina por esta zona. Este plato típico se servía con conejo y caracoles, en nuestro restaurante conocido como Restaurante Ubeda. Era un plato de mucho éxito, pues se elaboraba con la receta tradicional de la abuela de la familia. Por este motivo, hace unos años se fundó la empresa familiar La Abuela de Ubeda, S.L.U.

Share This